La pared como escritura, la pared como expresión como decir y como hacer. En la revolución de mayo 1968, los estudiantes salieron a decir: prohibido prohibir y lo escribieron en los muros. Las calles colombianas ven ahora la vitalización del arte, del color, y recreaciones.

El espacio público como expresión y como expresividad social. Resolvieron no esperar a las galerías, ni esperar el concepto de los críticos. Un movimiento gráfico que ha enriquecido las paredes, las cosas dichas en el lenguaje de nuevas geometrías.

Muchas veces son creaciones anónimas, los artistas están lejos de la celebridad, tampoco es que les importe mucho la notoriedad. Su arte también desaparece con las demoliciones.

Street Lynx, en el centro de Bogota, es un espacio en donde se congregan creadores que promueven sus trabajos.


 

 

   
 
 
   
   
 
 
 
Sus comentarios: redaccion@noticiascolombia.com.co