República Checa es reconocida en el mundo por la bisutería cristalina, cuya elaboración se remonta hasta el siglo XVI.

La combinación única entre la tradición y la tecnología moderna aseguran la más alta calidad de cada pieza creada por los artesanos checos. Visita sitio